Bocas Bali: La escapada privada de lujo de Panamá

Como muchos lectores saben, Bocas del Toro es uno de los principales destinos de vacaciones en Panamá. Es una pequeña ciudad en el noroeste frente al Mar Caribe, y un lugar espectacular para relajarse, rejuvenecer y visitar playas impresionantes. Era el destino perfecto para un resort de lujo estilo villa, y gracias a uno de los empresarios más creativos del mundo, Bocas del Toro tiene otra razón para visitar.

El complejo Bocas Bali es una maravilla de maravilla arquitectónica. El complejo se encuentra en solo nueve acres de tierra seca, más de ochenta acres de manglares y 3.1 millas de costa. La idea aquí era crear una experiencia similar a Tahití, Bora Bora o las Maldivas, todo sin salir de la zona horaria occidental.

Al igual que los lugares mencionados anteriormente, el alojamiento del complejo cuenta con villas sobre el agua a solo 15 minutos del centro de Bocas del Toro. Sin embargo, hay algunas diferencias claras en Bocas Bali. El primero es lo que el cerebro detrás del complejo, Dan Behm, llama una "playa aérea".

Al seleccionar la ubicación de Bocas Bali, hubo un pequeño desafío con la isla. La isla Frangipani, la parte seca de nueve acres de la propiedad, no tenía playa ni extensión de arena. Esto obviamente representaría un problema para las personas que pagan una prima para quedarse en Bocas Bali. Sin embargo, a Behm le dijeron que podía "crear" una playa, así que lo hizo.

En términos simples, la playa artificial es similar a una terraza de concreto que está llena de arena. La amplia estructura similar a un muelle está soportada por pilotes de PVC llenos de concreto de 40 pies de altura que se han perforado en el fondo del océano utilizando chorros de agua a alta presión. En su borde, una serie de escalones descienden a las aguas profundas de 30 pies, algo así como caminar directamente hacia el extremo profundo de una piscina.

Sobre el suelo, la playa está destinada a sentirse como el verdadero negocio en casi cualquier otro lugar, con servicio de salón y un camión de comida. Los huéspedes pueden tomar equipo de snorkel y ver todo, desde tiburones nodriza hasta rayas cerca de los escalones sin tener que nadar. Un sofisticado (e invisible) sistema de drenaje también evita la escorrentía contaminante del agua en la estructura de concreto.

Te recomendamos:  Russian Foodies Bakery & Cafe en Panamá

El proceso de diseño de la playa de Behm fue un proceso de un año, con la sostenibilidad como objetivo. Daniel Cáceres, un auditor ambiental que ha evaluado o ayudado a crear unos 300 proyectos ecológicos en todo Panamá, brindó orientación sobre la forma menos invasiva de abordar el proyecto. "Para introducir arena en áreas donde no ocurre naturalmente, temíamos que perturbara el coral y los manglares", dice Behm. Con esto en mente, se consideró cuidadosamente cada detalle de la construcción.

¿Te ha resultado útil este post?

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies